EQUIPO

El club GFS es un referente a nivel mundial debido al fomento, promoción y estilo de patinaje desarrollado por sus fundadores. Esta manera de trabajar se ha ido transmitiendo generación a generación, creando así un equipo humano que imparte clases con pasión, de forma profesional y de alta calidad.

Aleix Julià

Quién diría que la primera vez que Aleix patinó fue porque su madre le insistió en hacerlo… Aun así, Aleix siempre ha estado en contacto con el deporte, empezando por el fútbol (como la mayoría de niños), siguiendo por la natación y la bicicleta BMX, hasta encontrar su afición por el patinaje.

Aleix entrenaba muchísimas horas de forma metodológica hasta conseguir sus objetivos y además, le gustaba comprender hasta el último detalle todos los ejercicios que estaba aprendiendo. Durante las competiciones disfrutaba del ambiente, de los patinadores y sobretodo del desarrollo de la competición. Le encantaba estar siempre al pie del cañón: ayudar en el montaje y desmontaje del evento, juzgar aquellas categorías donde no participaba, dinamizar la competición con música, hacer de speaker, entre otras. Cualquier tarea que lo mantuviera en movimiento era buena para él.

Durante el transcurso de su carrera deportiva, Aleix era habitual en el Top5 del ranking español, alcanzó la posición número 20 del circuito internacional World Slalom Series durante el año 2013 y fue campeón en la primera edición del Campeonato de Cataluña en el año 2015.

Actualmente, Aleix imparte clases regulares en el club GFS, realiza masterclass en cualquier lugar del mundo y es partícipe de la organización de la mayoría de eventos a nivel estatal así como en la promoción del patinaje.

Jon Larrucea

Jon siempre ha sido un apasionado de los deportes. Desde pequeño se interesó sobretodo por los deportes con ruedas. No paraba de montar en su bicicleta y rodar con sus patines. Pasó su infancia mudándose del País Vasco a Barcelona, a las playas de Gran Canaria, a las montañas de La Vall d’Aran y finalmente, a Gavà Mar, donde encontró un paseo marítimo idóneo para patinar. Fue entonces cuando su pasión por el patinaje realmente cuajó y sin darse cuenta convirtió su pasatiempo en su estilo de vida.

Las horas entrenando dieron sus frutos, y fué en 2008 que participó en su primera competición quedando en el primer lugar español. Después de ese triunfo, Jon empezó a recibir la ayuda de patrocinadores y empezó a viajar por todo el mundo para competir y crecer como deportista.

Durante su carrera deportiva llegó a ser doble campeón europeo en las pruebas de Battle y Classic. En 2014 Jon dio un giro inesperado a su carrera y se unió a una compañía de circo contemporáneo internacional, Cirque Eloize. En esta etapa Jon desarrolló mucho más su parte artística, dando prioridad a la expresión corporal y fluidez de su patinaje. Además tuvo la oportunidad de estar en contacto con la comunidad internacional de patinadores y visitar los cinco continentes.

En la actualidad, Jon imparte clases regulares en GFS, organiza workshops por todo el mundo y actúa en espectáculos artísticos. También participa como director artístico de algunos shows puntuales para ferias y eventos especiales.

Cris Pers

Su madre enseñó a patinar a Cris y a su mejor amiga de la infancia, en el paseo marítimo donde veraneaban cuando tenía unos 5 años. La verdad es que en ese momento le pareció un suplicio porque recuerda que los patines que llevaba eran muy grandes y no rodaban, ¡y menos aún en un suelo de gravilla! A los 6-7 años empezó a hacer patinaje como actividad extra escolar. Recuerda que el resto eran “mayores” y que aunque sí que ganó confianza sobre los patines, les hacían hacer exhibiciones los fines de semana de rampas y saltos que a ella le aterrorizaban… Cuando se mudó a Barcelona, la apuntaron a patinaje artístico y descubrió que… ¡le encantaba patinar! No obstante, cuando llegó a tener nivel suficiente para empezar a competir, sus problemas de espalda y una lesión en el tobillo se lo impidieron…
 
Unos años más tarde, ya recuperada completamente del tobillo, empezó a usar los patines en línea de su madre para salir a pasear con los amigos por el paseo marítimo de Gavà Mar. ¡Imaginaos: playa, sol, buen tiempo, un paseo marítimo bastante largo, amigos, música, verano, buen rollo… y los patines! En el paseo veían con frecuencia a Marcos, un chico que ponía unos conos de fútbol sala en el suelo y los pasaba a toda velocidad, ¡una pasada! Una noche los invitó a probar y esa noche fue… ¡su primera sesión de conos! Con el tiempo, lo que Marcos les había enseñado iba poco a poco saliendo, así que investigando por Internet descubrieron que “hacer conos” era un deporte, con nombre propio, que había gente en muchos sitios diferentes practicándolo y que incluso habían competiciones. Gracias a Internet descubrieron otras comunidades de patinadores y nuevos trucos y footwork que practicar.
 
Tras unos pocos meses de entrenamiento, Cris compitió internacionalmente por primera vez en 2008, lo que le permitió conseguir patrocinadores que la apoyaron para viajar a competiciones por toda España y extranjero. Tras haber ganado varias veces las SpanishSlalomSeries y el Campeonato de España, llegando a estar en el Top20 del mundo y, siendo la abanderada española en el Campeonato del Mundo de 2011 en Geisingen (Alemania), Cris se retiró como competidora en 2012. Desde entonces trabaja como voluntaria en el desarrollo del deporte y es jueza internacional.
 
Lo que más le gusta del freestyle es que si se dedica tiempo y esfuerzo, se siente mejora y progreso. Los objetivos que se marcó y que al principio parecían tan lejanos (o directamente imposibles), poco a poco estaban cada vez más cerca… ¡hasta el día que se alcanzan!
 
“No es una competición contra el tiempo ni contra los demás, es contra uno mismo, y a la vez uno tiene total libertad para marcar qué objetivos quiere alcanzar, sin tener que cumplir una lista de trucos obligatorios ni hacer tal o cual combinación, como sí pasa en otros deportes. El pasar entre los conos, pudiendo expresar un estilo único, tus combinaciones, innovar o copiar a alguien que ha hecho algo que te gusta, buscar variaciones para hacerlo más complicado, o más bonito, o simplemente “personalizarlo”
 
¡Es la mezcla perfecta entre técnica, libertad y superación personal! ¿Y qué mejor que compartir todo eso con amigos?